Sentimiento (175) Fotos (93) Citas Célebres (31) Videos (30) Música (26) DA (22) Frikadas (19) Novedades (14) Meme (5)

5 de noviembre de 2010

El mundo es irónico... y la vida da muchas vueltas. Las circunstancias que marcaron muchas de las decisiones que tomé el primer curso ahora resultan ridículas, y situaciones que me hicieron pasarlo realmente mal, ahora me parecen cómicas.

Estuve a punto de romper mi relación por una persona que después ha estado mucho tiempo, al parecer en palabras suyas, pasándolo mal por otra persona en la misma situación que yo pero que no le hacía ni caso. Quizás tenga que empezar a creer los dichos tradicionales de "Dios castiga sin piedra ni palo" aunque mas bien creo que ahora pega mejor un "a todo cerdo le llega su San Martín", las situaciones que yo viví resulta que han llegado a mi en forma de confesión, de esa misma persona como cosas que le han ocurrido a él. Y aun así me ha dado pena... y aun así pienso en cómo ayudar ¿masoquismo o estupidez?

Mas bien intento sacar algo de mi cabeza... el hecho de que esto se acaba, que se acaba esta clase, esta gente, empieza algo nuevo, otra vez, remuevo el pasado, otra vez, y no me lleva a nada más que ha ponerme melancólica llenando mi cabeza de frases que comienzan por "¿Y si...?"

En uno de esos "y si..." se basa lo que me ha ocurrido esta tarde, es lo de siempre, una palabra, un gesto un hecho... pueden cambiar tu vida para siempre... (El efecto Mariposa... que gran peli) y si él...? y si yo...?, no, yo no, en este caso hice lo que tenia que hacer para no arrepentirme de no haberlo hecho y al ver que no me conducía a nada, o al parecer que él no quería que así fuera, me olvidé (a veces hay pequeñas migajas de algo que se esfuma en el momento) y miraba con unos celos tímidos y no muy escandalosos la situación que a él le ha consumido durante este tiempo... yo veía que le haría daño, pero no, no era mi problema... ¿ahora lo es?.... creo que tampoco, afirmo que no lo es, y me convenzo al repetirlo en mi cabeza, sólo escribo por escribir por rellenar los ratos de insomnio sabiendo que al menos siempre tengo un lector fiel que lee mi vida día a día sin perderse un detalle y yo a veces me olvido de que está ahí, que siempre está.

No quiero negar que habría estado conversando con él durante horas, y tengo la convicción de que mi corazón sólo quería conversar, porque ya sólo es un amigo, mi cariño y rabia atracción y obsesión del primer curso se convirtieron poco a poco en ternura, en cariño mas bien fraternal, un buen amigo que no quieres que se vaya con ese problema en su cabeza sin soltarlo del todo, pero como siempre es muy escurridizo. Me he sentido importante por sus confesiones fugaces y ambiguas pero que parecían decirlo todo, en realidad decían poco.

Espero que se mantenga el nivel de confianza y que de una puta vez me considere como una amiga, nunca he pretendido ni pretenderé mas. Mientras seguiré observando.

21 de mayo de 2010

¿por qué coño tiene que tener título...?

Odio estos momentos de bajón, cuando crees que todo es una mierda y que no encajas en ningún sitio, y que nadie te comprende, ni te acepta tal y como eres.
Hace mucho tiempo, ya no recuerdo cuanto que no tengo amigos que confíen en mi 100%, quizás a veces pienso que es por mi forma de ser, porque no soy tan maja como es fulanita, o tan amable como es menganito, o simplemente por ningún motivo concreto no llego tan profundo a la gente como me gustaría...
Quiero poder quedar con gente y que ellos me llamen sin yo tener que estar encima... simplemente por el hecho de que les agrade mi compañía, y no quiero cagarla y perder la oportunidad de tener amigos por nada... a veces creo que yo misma me aislo... parece que cuando uno tiene alguien con quien compartir su vida... no hay nada mas alrededor, pero eso no es así, los amigos son tan o mas importantes que la pareja y siento que los cuido poco... que me cuesta conservarlos...
Me parece que me equivoco en cada paso que doy y en cada decisión que tomo... como si algo no fuese del todo bien, como si me hubiera resignado a una vida que una parte de mi quiere tirar a la basura cuanto antes... el año pasado fue por un motivo... este, es por otro motivo... ¿Realmente mi situación se debe a un "estar agradecida" o realmente quiero estar así?
Últimamente ha habido muchas situaciones de estas en las que uno no quiere estar en ese lugar y en ese momento, cosas tan incómodas y terroríficas en el sentido de lo que parecen reflejar que dan ganas de correr... de gritar, de huir, otra vez.
Un detalle aquí, otro detalle allá... parece que le esté sacando defectos a todo... y sin embargo no se si me atrevería a dar ese paso... ¿Realmente tengo motivos o estoy buscando escusas para poder tenerlos, o mas bien escusas que tapen los motivos que probablemente si que tengo? La psicología humana es algo demasiado complejo, no es como aprender a utilizar el programa más sofisticado... porque siempre tienen manual o hay alguien que lo sabe utilizar bien... en la mente es diferente, es compleja y simple a la vez, oscura y transparente... es un cúmulo de cosas tan bellas ocultas y horribles que nunca puedes llegar a comprenderte a ti mismo al completo.
Mi espíritu libre me pide que vuele sin ataduras, que aun soy joven para atarme como si tuviera ya un matrimonio o algo parecido (últimamente lo parece...), pero por otro lado... no quiero volver a saltar de brazo en brazo... me gustaría vivir libre, como una mujer independiente que adora las relaciones sociales de todo tipo, pero sobretodo aquellas que no implican más relación amorosa que la que tienes con un amigo...
Sin embargo se que eso me pasa ahora, pero cuando he estado sola... siempre he anhelado una compañía masculina que me deje libre pero que me acurruque en su regazo con toda la dulzura posible cuando lo necesito, y a cambio yo entregarle toda mi alma. Mis dudas siempre vinieron de la forma como empezó todo... mi depresión, mi insomnio, mi ansiedad, y esa mano amiga que te ayuda y te apoyas hasta tal punto que es tu pilar principal... se enreda con tu columna vertebral porque lo utilizas como el árbol la vara que le colocan para que crezca derecho... pero al final se integra en ti... y no sabes donde está el amor y dónde la dependencia por mucho que me repita que no la tengo.

Opino que teniendo amigos puedo llegar a saber si realmente lo que tengo es dependencia de compañía humana o realmente hay en mi un sentimiento más fuerte. También creo que he llegado a esta situación nuevamente por mi culpa... por acomodarme, no cuidar a la gente que se pretendía acercar a mi, casi repudiarlos completamente y meterme en mi mundo monótono sin mas alegrías que ver la televisión, comer tal cosa o tal otra pero fuera de casa e ir al cine de vez en cuando...

Me gusta lo que estoy consiguiendo a nivel académico, pero no a nivel social... desearía que aquellos que me importan confiasen más en mi, pero eso es algo que tienen que decidirlo ellos, yo no puedo presionar a nadie. A veces no necesito un novio, necesito un o una amiga con quien hablar y que hable conmigo... y a veces necesito soledad plena y absoluta, absorción en mis pensamientos y mis ideas aislada del mundo ¿por qué demonios tengo que ser así?... pero ante todo prefiero el contacto humano, no quiero estar sola, más tiempo sola no

21 de marzo de 2010

Mi vida sin el wow

Ya ha pasado una semana desde que borré absolutamente todo lo que me podía permitir jugar al World of Warcraft.
El cambio que estoy experimentando en mi vida desde entonces es bastante notable, en el sentido de que estoy más tranquila, tengo más tiempo para estudiar, para salir con mis amigos... y tengo menos problemas con la gente que me quiere porque ya no tengo ese afán de que me dejen sola para poder jugar.

Sin embargo los ratos de aburrimiento siguen siendo un problema... me hacen recordar cualquier aspecto de ese juego, y el hecho de que jugando se me pasaba el tiempo volando (desde 10 minutos hasta 8 horas...). Pero me siento muy orgullosa de mi decisión, porque se que la he tomado yo sola sin estar coaccionada por nadie, y que es algo que ha salido de mí, y por eso se que ha sido una decisión en la que he sido consciente de sus causas al 100%, lo que no me imaginaba eran las consecuancias tan favorables que iba a tener esto hacia mi persona... no me he dado cuenta del mal que me hacía este juego hasta que no lo he dejado... quizás estaba rondando la enfermedad, una enfermiza obsesión que hacía que mi caracter variase tremendamente.

Aun sueño con qué pasaría si me crease otro personaje, y empezase de cero otra vez... divago sobre esa idea y sobre lo que haría pero... no voy a volver. Se que casi seguro que ningún juego me llene tanto como ese porque... en caso de que lo hubiera, prefiero ni probarlo para evitar futuros enganches u obsesiones... pero en los periodos de aburrimiento es cuando pero lo paso... cuando no tengo ganas de estudiar...

De todas formas también tengo que pensar que llevo sólo una semana sin el juego, y que todo esto es muy normal, ahora tengo sólo que recordar cómo era mi vida antes del warcraft, y una semana después aun tengo alguna secuela, me había calado hondo este juego, pero... se que poco a poco me iré olvidando del asunto, hasta que el día mas inesperado deje de soñar con personajes del juego y deje de tener esta angustia por no poder ponerme un rato a jugar...


Poco a poco...

27 de febrero de 2010

No me olvido de mi blog

Parece que se me ha olvidado esta página que solía frecuentar tantas veces para desahogarme tremendamente por todos los problemas que tenía por todas partes. Ahora... no es que no tenga problemas, si, les sigo teniendo como todo el mundo pero... tengo gente con quien compartirlos.
Anoche cuando me metí a la cama era más de media noche, al mirar mi móvil para poner la alarma para despertarme unas horas mas tarde me hizo gracia la fecha: 26 de Febrero. Ya han pasado casi dos años desde que esa fecha dejó de significar algo importante para mí.

Hoy mientras limpiaba en el trabajo (son momentos de estos en los que uno se dedica a reflexionar, se que puede parecer gracioso, pero me relaja limpiar XD) se me vino a la cabeza una idea, el hecho de que aquel mes de Junio de hace casi dos años marcó el fin de una etapa que comencé en el bachillerato y que fue creciendo hasta finalizar, quizás se pueda hablar de la etapa de rebeldía que alcanzó su punto máximo hace casi 4 años, manteniendo su climax hasta que se terminó radicalmente (tal y como me encanta finalizar las etapas de mi vida) hace ya casi 2 años.

No le he vuelto a ver aunque hay muchas cosas que me le siguen trayendo a la mente (únicamente el hecho de coincidir con su hermana en clase XD pero eso cada vez me resulta menos violento), pero ya no generan reacciones emocionalmente relevantes en mi cuerpo, sino que son como anécdotas.

Hay cosas en mi vida que no han cambiado, lo admito, pero el hecho de que mi actitud hacia ellas sí que cambie hace que las tome de otra manera, y no, no es sumisión, sino comprensión y a partir de esa comprensión un manejo mejor de la situación, a pesar de que estas sean en su mayoría impredecibles y aparentemente caóticas o desesperantes a veces, pero ya falta poco, pronto me iré, me independizaré de verdad... esta vez bien.

Y que pasa con él, ese que tanto me apoyaba cuando estaba lejos, el que junto a mi ex se aliaba para decirme hacia que lado debía caminar, y ante quien me tenía que enfrentar, y después criticaba ferozmente a su propio aliado del combate que se libró entre todos ellos teniéndome a mi en medio. Ese que dice que "tu abuelo no ha muerto, ni yo tampoco" después de estar más de 6 meses sin marcar mi número de teléfono más que para una hipócrita felicitación de navidad que evidentemente no iba a aceptar. Resulta muy muy fuerte el hecho de que lleve tanto tiempo sin tener noticias de él...

Supongo que es algo que les encanta... mantenerme al margen de sus problemas, parece que aun no soy la persona adulta que necesitan como apoyo, sino que sigo siendo la baza para hacer daño al otro, y al él eso le encanta... ella no lo usa tanto, pero él parece ser que es su razón de ser y de existir. Sólo espero que en lo demás las cosas sigan tan bien como hasta ahora, llevo dos años tan bien que se me están pasando volando.